Saltar al contenido
Crema de Verduras

Fantástica receta de crema de remolacha

receta de crema de remolacha
Fantástica receta de crema de remolacha
5 (100%) 2 votes

La crema de remolacha se ha convertido en una auténtica revolución a la hora de preparar cremas de verdura.

Tanto por su característico color como por su sabor, es una alternativa frente a otras recetas de sobra conocidas que poco a poco vamos cansándonos de sabores repetitivos. La crema de remolacha debe incluirse de forma obligatoria en tu listado de recetas saludables. Eso sí, siempre y cuando te gusta el sabor de esta hortaliza.

Una receta muy sencilla de preparar y muy distinta a lo conocido dentro de este mundo, por lo que indudablemente sorprenderás a tus invitados con este entrante que puede servirse frío, al igual que la crema de puerros.

Una receta más que saludable

Ya sea por su sabor o por su color, su uso está limitado a unas cuantas recetas que juegan con su dulzor y el característico tinte que ofrece al plato final.

Sin embargo, si nos vamos al aporte nutricional, la remolacha nos ofrece una gran alternativa para cubrir el amplio abanico de vitaminas y minerales que necesitamos al día, y un ejemplo para hacerlo es con la receta de crema de remolacha.

Propiedades de la remolacha

  • Su consumo regular ayuda a reducir la hipertensión.
  • Fuente concentrada de betaína, actúa como protector celular y reduce inflamaciones.
  • Rico en polifenoles y sutancias antioxidantes protectoras de la degradación celular.
  • La betacianina reduce el colesterol malo

Vitaminas de la remolacha

100 grmaos de remolacha fresca nos ofrecen el siguiente aporte nutricional:

  • Energía: 43 kcal
  • Carbohidratos: 9,55 g
  • Proteínas: 1,61 g
  • Grasas: 0,17 g
  • Fibra: 2,8 g

En cuanto a vitaminas, destaca por su concentración en vitamina C, tiamina, Rivoflavina, niacina, vitamina B6, vitamina E, vitamina K.

¿Cómo preparar la crema de remolacha?

como preparar crema de remolacha

Ingredientes utilizados

Receta para 4 personas

  • 3 remolachas
  • 1 cebolla
  • 2 zanahorias
    1 patata
    1 puerro
  • 1 litro caldo de verduras
  • 2 hojas laurel
  • Jengibre (opcional)
  • Sal y pimienta al punto
  1. Lavamos todas las verduras y las cortamos en trozos pequeñitos. Esto nos ayudará a reducir le tiempo de cocción y a homogeneizar el cocinado.
  2. En una olla, añadir todas las hortalizas, el caldo de verduras y las especias al gusto. Hervimos durante 25 minutos a fuego medio. Posteriormente comprobamos con un tenedor que se hunde facilmente en la remolacha, la verdura que más tiempo de cocción tiene.
  3. Ahora es el momento de pasar por un triturador toda la mezcla. Una buena batidora o robot de cocina garantizará una gran homogeneidad de la crema con una textura muy definida.
  4. Como la crema de remolacha debe quedar muy fina ysuelta, es recomendable pasar por un colador posterior al triturado. Reserva un poco de crema de verduras para añadir según la textura final, más o menos espesa, según gustos.

Como opción adicional al plato, a la crema de remolacha le viene muy bien añadir condimentos opcionales. Existen muchas especias que combinan perfectamente con el resultado final del plato. Nosotros hemos puesto jengibre, pero también se puede usar comino, tomillo o tus especias favoritas.

Cualquier ingrediente crujiente encaja a la perfección con la receta final. Podemos optar por fritos como los tradicionales picatostes, o bien hacer improvisaciones más elaboradas.

Por ejemplo, la verdura frita o chips de verduras (como calabacín, zanahoria, la propia remolacha, etc.), le dan un toque crujiente a la mezcla final.

Para mejorar la cremosidad, le podemos añadir un poquito de nata de cocinar o yogur a la mezcla, introduciéndola justo después de batir todas las verduras, dándole una última trituración de 20 segundos para mezclar bien los ingredientes.

Alternativas a la crema de remolacha

Podrás encontrar distintas recetas que incluyen la remolacha, esta vez, como protagonista. Disfruta de las distintas combinaciones para darle nuevas texturas y sabores al plato final. Así evitarás los sabores monótonos.

  • Sopa fría de remolacha y manzana
  • Crema de remolacha con chips de verduras
  • Crema de remolacha y ajo asado con huevo
  • Crema de remolacha con mascarpone